domingo, 7 de julio de 2013

Decir Te amo...


El otro día le dije "te amo" a mi hombre. Pero se lo dije en voz baja y estando él de espaldas, entonces no hay bronca. Tampoco creo que entre al pinche blog a leer este post. Y si lo hace, pues ¡Hola!  

Bien chistoso, porque últimamente me cuesta un huevo decir esas dos palabras. Incluso, resulta que a veces me cuesta un huevo decir te quiero. Un día empecé a decirle "te quiero" a todos mis amigos que sé que me quieren y que siempre están ahí para mí y se sintió chido. Una vez le dije "te amo" a mis padres y hermanos y se sintió chingón. Así debería funcionar todo siempre. La cosa es que no siempre lo hago. Me sigue costando. 
El problema de los "te quiero" y los "te amo", es que se vuelven cotidianos y llega un punto en que ya los dices por pura pinche automatización. Y sí, a lo mejor lo dices porque es algo que sientes por esa persona todo el tiempo y no importa si están como disco rayado repitiéndolo, pero, yo que soy bien intensa y me clavo en la textura, me desagradan las palabras huecas. Me desagrada decir algo sin sentirlo y me desagrada que me lo digan y se escuche vacío. Me desagrada que me lo respondan con un "Sí, yo tambieeeeeenzzzzz...

Obvio, me dan un putísimo horror como no tienen ustedes una idea, la gente que dice cosas como "te amo", "te quiero", "te odio", con la mayor ligereza del mundo. No sé, los odio. 
Bueno, no. Pero no entiendo cómo lo hacen o qué químico se les derramó en el cerebro para andarle diciendo eso a cualquiera, incluso si hace apenas unos días no tenían conocimiento de su existencia. 
Me da como envidia porque pasando la preparatoria, yo ya jamás pude hacer eso y a veces hasta me he arrepentido de decir "te amo" a algunos individuos que pasaron por mi vida, porque ahora me entero que en realidad no sentía eso. 
Curiosamente, decir te amo, se ha convertido en algo muy ligero, muy carente de sentido y muy superfluo. Sin embargo, a mí me queda el trauma de que si se lo digo a alguien, inmediatamente va a sentir el compromiso de sentir lo mismo y va a salir corriendo en chinga de mi vida. Lo llamo trauma, porque ya lo viví. Y claro, también me relajo, hay cosas a las que yo puedo decirles te amo, sin ese temor. Ya sé que Pink Floyd y el Teatro no van a salir corriendo o al menos eso espero. Pero, ese es "amor en buen plan" y lo explico aquí.

Total, el otro día, en voz bajita, en la oscuridad, con mi carita pegada a su espalda, le dije "te amo" a mi hombre. Yo sé qué siento por él, pero por un extraño motivo, no me sentí cómoda al decirlo. A lo mejor porque esperaba que me escuchara y hiciera una cara de espanto así de "chin, esta ya se quiere casar o algo" y pues no. De cualquier forma, independientemente si me escuchó y se hizo el sordo o si de plano no escuchó, pero está leyendo el post (¡Hola, guapo!), lo dije porque lo sentí en el momento, pero al decirlo, descubrí que el pastel aún no se hornea, que la fruta aún no está madura, que el agua todavía está tibia. En resumen, aún no es tiempo. Y esto lo digo, basándome en el manejo que hemos tenido de la relación. Todo a su tiempo. 


A lo mejor, van a pensar que no tiene nada de malo y no van a entender ¿por qué tanto conflicto entre yo y las palabras?. Empiecen por entender que yo respeto mucho a las palabras, sobre todo, cuando expresan algo directamente relacionado con la emoción y el sentimiento. Para no dar tanto rodeo: soy una emocional de mierda.  


Y ya. Me urgía escribirlo para no tener que explicarlo.


Los amo. (No.) 






No hay comentarios: