sábado, 19 de septiembre de 2009

DR. FRANKENSTEIN... OH DIOS MIO!!

Hace días tuve la oportunidad de ver Dr. Frankenstein, la opera rock de José Fors y ¿qué puedo decir? Me emocioné, me quedé sin habla, lloré... me atrapo completamente desde el momento en el que se abrió el telón... Aplaudo la astucia con la que Fors logro convertir el relato de Shelley en música y sin embargo haber sido bastante fiel al original. También me sorprendió la simplicidad de los elementos que se usan, tanto de escenografia como utileria, me encanto el vestuario. Lo que a mucha gente no le gustó es el hecho de que es "rock", ahí claramente en la publicidad dice "OPERA ROCK" de modo que ¿qué esperaban? ¿unas rolitas tipo Belinda? ¿tipo Panda? ¿tipo Enrique Guzman? Pues no gente!! En ese sentido yo estaba que no cabía en mi extasis. Imaginense, mis dos amores juntos en un escenario: rock y teatro... y además sentada junto a mi gran amor Raúl... oh Dios mio!
Me gustó también el hecho de que Fors no se fue por el cliché del monstruo y creo un Frankenstein muy a su medida, muy propio y diferente a todos los demás.

Verdaderamente es una idea genialisima y además bien hecha. Esto me hace pensar que no sólo basta con tener buenas ideas, sino también hay que tener una producción que se adapte a ellas. Una producción ni mayor, ni menor... simplemente a la medida justa de la idea... ¡estoy encantada!
















2 comentarios:

Roxcio dijo...

lo que sempre falla en el teatro son las actuaciones... falta mucho trabajo en eso y por eso se vuelve tedioso en partes

Adriana dijo...

siempre tuve muy en cuenta el detalle de que se trataba de cantantes y no actores de teatro (aunque sería ideal que siempre fueran ambas cosas)... por eso no me clavé tanto en las fallas que hay en la actuación... gracias por comentar =)